Morir en los tiempos del videojuego.

mario_peach04O proud death,
What feast is toward in thine eternal cell,
That thou so many princes at a shot
So bloodily hast, struck?

-William Shakespeare, Hamlet

Dentro de la discusión sobre la evolución de los videojuegos, ya sea desde el punto de vista del crítico o del creador, siempre se ha cuestionado hasta qué punto puede la narrativa emotiva de un juego compararse con la de la literatura escrita o la cinematografía. ¿Puede hacernos un videojuego llorar tal como lo hacen las películas o los libros? A mí, en lo personal, nunca me ha hecho llorar ningún libro o película, en cambio, la última vez que me hizo llorar un videojuego fue, si mal no recuerdo, Battletoads hace más de 20 años cuando no lo pasaba. Pero bueno, en este caso el sentimiento que me hizo llorar fue la frustración y no la tristeza, como los dramaturgos digitales de hoy quieren lograr.

Los primeros videojuegos, como Pong, no manejaban el concepto de “vidas” o “muerte” sino más bien “intentos” y “derrota” como en cualquier otro deporte. Fue hasta la siguiente generación que este concepto comenzó a cobrar fuerza con títulos como Space Invaders y Galaxian durante la década los setentas. Pero… ¿qué es la muerte en los videojuegos y para qué sirve? Continue reading