Sacarle jugo a los super teléfonos, ¿phablets o phonputers?

Desde hace tiempo los llamados smartphones han adquirido capacidades que sobrepasan mucho las de un telefono celular. Debo admitir que yo no tengo uno, y las razón es que, a pesar de que tienen el poder de computo de una buena desktop del 2004, no tienen ninguna función realmente útil para mí. Agenda, llamadas, mensajes de texto y despertador son suficientes accesorios para un teléfono.

Continue reading

Sean hackers.

Acabo de leer “La ética del Hacker y el espíritu de la era de la información”  de Pekka Himanen , con introducción de Linus Torvals y final de Manuel Castells. Les voy a ahorrar leerlo completo porque no es un gran libro, aunque puede servir de lectura palomera para el baño, pero tiene un mensaje bonito que me gustaría compartir:

La ética del Hacker está basada en hacer las cosas que te gustan con entusiasmo.

Animated_glider_emblem

Me parece que este blog está dedicado a gadgets y cultura digital, así que un poco de propaganda pro-hacker está en orden.  Bien, empecemos: la cita de William Gibson nos da una pista: tal vez si las cosas no se están desmoronando les podamos dar una ayudadita.  Un gran impedimento a que disfrutemos nuestros gadgets modernos son las licencias castrantes y castigantes respecto a las condiciones de uso de software y hardware. ¿Qué hacer? Pues ignorarlos, simplemente. Creo que cualquier tercermundista que se precie de serlo debe jailbreakear sus gadgets. Uno anula la garantía, por supuesto, pero a cambio, otorga verdadera propiedad sobre el aparato.  Y es absolutamente imposible que sus demandas nos lleguen aquí, así que la represalia es sólo esa, quedarse sin garantía. Pero entonces el aparato es nuestro, y lo podemos desmadrear o pimpear como se nos de la gana. Lo cual nos conlleva a tener que aprender un poco más sobre él, su funcionamiento interno, y sus posibilidades y limitaciones.

Y en caso de cagarla realmente grueso: siempre se pueden recuperar los valores de fábrica.

La recomendación: desenjaulen sus iPhones, crackeen sus androids, y ponganle sistemas operativos no convencionales a sus consolas. Aunque sea como ejercicio, o ya de perdis, para instalar sus Bunsen app, o las que les vamos a recetar dentro de poco.