Cyborgs Emocionales

BladeRunnerroy

Androide biorobótico – Roy Batty – de Blade Runner

El progreso en medicina es demasiado lento para mi gusto.

Justo ahora estamos haciendo progresos bestiales en dos ramas que verazmente abrirán la puerta hacia la creación de prótesis más y más parecidas a las que vemos en ciencia ficción. Particularmente me interesa otra rama de modificación del ser humano, no necesariamente mecánica.

La posibilidad de implementar aparatos que sustituyan partes funcionales del cuerpo humano comenzó ya con las prótesis para el sistema óseo. Estas, aunque distan de ser perfectas, se encuentran mucho más desarrolladas que cualquier otro sustituto de cuerpo. Harina de otro costal son los órganos y los músculos. De los últimos parece ser que pronto contaremos con los primeros prototipos en un futuro cercano, aunque la búsqueda todavía no tenga un camino definido. Seguirán después algunos órganos, probablemente primero el corazón.

Eventualmente podremos pensar en prótesis para el sistema nervioso, incluyendo el cerebro.

Si la humanidad no se autodestruye directa o indirectamente en los próximos quinientos años (un estimado personal, pero no único), terminaremos teniendo implantes artificiales en el cerebro, cerebros mejorados con tecnología. Eventualmente entenderemos que estructuras nerviosas manejan cuales emociones, y podremos modular a voluntad las menos necesarias o mas nocivas. Y antes de que alguien empiece a reclamar “eso es lo que nos define”, piensen en lo siguiente. No deberíamos hablar del egoísmo, los celos, la tristeza, el odio, la ambición de poder y el sadismo como lo que nos define. Tal vez nos convendría cambiarlo por algo mejor. Yo por el momento ya quisiera que nos deshumanizáramos un poco, en direcciones muy específicas.

La cuestión es que estas cualidades del ser humano están de cierta forma nanoprogramadas en nuestro cableado interior, aunque distamos mucho de entender el cómo y el dónde. Nuestros parientes cercanos comparten esas características, en diferentes grados, y parecen tener un origen común por selección natural. Lo cual demuestra lo funcionalistas que son: si servían para darle ciertas ventajas al individuo dentro del grupo o para fomentar algunos comportamientos que mejoraran sus posibilidades de reproducirse, se quedaban, sin importar si el individuo era feliz o no. Si algunos individuos presentaban rasgos tales como depresión, tendencia a la violencia, miedos absurdos, y terminaban muriendo por ello, era un sacrificio aceptable por conservar en el grupo una “saludable” dosis de sufrimiento, que produjera una mayoría de individuos precavidos y entrones.

Esta preprogramación de bajo nivel es en buena medida lo que ha provocado tanto sufrimiento entre nosotros. Los ejemplos van de los vanos hasta los terribles.
Consideremos por ejemplo el dolor que produce la infidelidad de una pareja romántica. Es claro ejemplo de un resquicio evolutivo que no es necesario ya, y que además, fractura terriblemente relaciones que son funcionales en otros aspectos. Este sufrimiento es claramente prescindible por banal. En el otro espectro está el gozo que produce ejercer el poder sobre otros individuos. También un claro rezago de épocas pasadas, sabemos que sin medida esta emoción degenera en los peores casos de sadismo y puede llevar a producir la muerte, tortura y degradación de millones de individuos.

Dado que nosotros ya no estamos bajo presión evolutiva (no en las escalas temporales que nos interesa manejar), vamos a tener que corregir esos defectos, esas
enormes rebabas de fábrica, por nuestra propia mano. Parece ser que pronto tendremos las primeras nociones claras de como funciona ese hardwiring en nuestra
alma. Una de las vías para alterarla puede ser la neuroquímica, como ya varias drogas han mostrado (“sin querer queriendo”).

El fármaco supresor de las emociones en “Equilibrium” es una exageración distópica. Una mejor idea sería poder modular a voluntad las emociones positivas, y tal vez, combinarlas con un poco de picante. Me imagino una especie de comando interno que dijera: “dos grados más de pasión para este proyecto, y un poquito de envidia para echarle más ganas.” , todo manejado volitivamente, con la misma naturalidad con que movemos un dedo. Tal vez algunos implantes electrónicos eventualmente ayudarían a mejorar el control de todos estos sentimientos.

En este momento probablemente piensan que quiero deshumanizarlos a todos. Sin embargo, lo que propongo no es esencialmente diferente de lo que proponen muchas corrientes de pensamiento, incluyendo importantes religiones, irónicamente aquellas veneradas por muchos de los hippies anti-tec que hay por ahí. Me refiero particularmente a la corriente fundada por Siddharta Gautama, que propone un proceso dirigido al control de las emociones y el desapego a la propia persona. Se presenta como una vía para minimizar el sufrimiento. Por supuesto, eso habría que lograrlo con mucho trabajo propio, y con mucho esfuerzo personal, y siguiendo una vía complicada que, según sus adeptos, puede tomar decenas de miles de vidas lograr …

Para eso es la tecnología: para ayudar. Para que cosas que estaban al alcance de unos cuantos privilegiados estén al alcance de más personas. Hemos empezado por poner comida y vida más larga y de mejor calidad para muchos. Ahora incluso podemos poner en manos de más y más personas el acceso al estudio, a la creación artística, a la autoeducación, etc., todo esto con el fin de maximizar aquello que elusivamente tratamos de definir como felicidad.

Si las investigaciones recientes se confirman, la fuerza de voluntad, la capacidad de concentración y todos esos rasgos, son debidas a tales o cuales estructuras, tan reparables como sería  un ojo. Eventualmente podríamos poner en manos de los individuos una tecnología que les permitiera explotar mejor aquello que los define, sin tener que sufrir innecesariamente por errores de fábrica: su mente y su cuerpo.

Eso espero.

 

One thought on “Cyborgs Emocionales

  1. Ta chido, pero me permito opinar al respecto del pinche jipi abraza-árboles de Buda. Si entendí bien tu planteamiento, lo que dices es algo asi como “para que esperar miles de vidas y hueva de esfuerzo si con esta tecnología lo podemos tener AHORA!”

    Eso sería el equivalente a “¿para que hacer cualquier esfuerzo si con esta droga puedes tener lo mismo?” El pedo con esa visión, es que dependes completamente del “apoyo externo”; cuando se vaya, vale verga todo.

    Ahí si me late mas la postura del jipi maloliente iluminado y prefiero, por mis propios medios, lograr ese control y desapego que la tecnología parece prometer.

    Es solo mi opinión; recordemos que soy un jipi abraza-árboles.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s