Creatividad, Anti-Tec, Pro-Tec.

La tecnología es maravillosa; los aparatos digitales, magia real; y las posibilidades creativas, impresionantemente amplias y cada vez más accesibles. A pesar de tantas virtudes, comparado con los otros autores de este blog, su servilleta se muestra en la vida cotidiana como hippimente anti-tec. Parece significativo que  no utilizo smartphone o tablet. Tampoco poseo consola de videojuegos, ni los juego en mi PC.  Escucho la música a traves de un par de bocinas estéreo muy convencionales. Tal vez de forma menos controversial, no me emocionan para nada los productos Apple.

gentoodesktopchica2 Pero no soy anti-tec:  au contrarie, mon ami ;  estoy convencido firmemente en que la redención de la humanidad (jocosamente) llegará a traves de los adelantos tecnológicos. Esto lo trataré en detalle en otra entrega, por el momento basta saber que los adelantos que han hecho más tolerable la vida para miles de millones de humanos son de índole tecnológica, significativamente en medicina, producción de alimentos y de bienes materiales. ¿Entonces porqué me muestro reacio a adoptar algunos de las herramientas novedosas y útiles de este saludable futuro? Porque no me gusta vanalizar lo que creo valioso. El teléfono celular es un gran invento, de una utilidad suprema, sin embargo, nuestra mentalidad comodina lo desperdicia terriblemente. Es claro que la posibilidad de ser localizado en cualquier momento y de poder llamar desde casi cualquier lugar es un gran adelanto respecto al telefono fijo. Tener acceso continuo a Internet en medio de la plancha del Zócalo lo es aún más. No debería de haber nada malo en ello, ¿cierto?

El Usuario es la parte débil del aparato. Este amasijo de nervios con poca curiosidad y en cambio unas desproporcionadas ansias de satisfacción fácil e inmediata dan como resultado que personas que tienen en la bolsa de su pantalón un dispositivo con el poder de computo de la NASA de 1968 lo usen para ojear distraídamente 9gag, checar el feiz y a veces hacer comentarios inanes en cualquier foro. Y antes de arrojar la primera piedra declaro: yo también lo hago. Tristemente hemos rebajado la tecnología más avanzada del planeta a un sustituto paupérrimo  de la TV: algo que sólo sirve para matar el tiempo. Sin satanizar el goce de la dispersión ni avocar por un regreso a un ídilico pasado primitivo, alego para concientizar del maravilloso poder que tenemos nosotros, los lectores del Internet, y recordando la sentencia moral del Hombre Araña: usemos ese poder con gran responsabilidad, al menos de repente. Detallando unos ejemplos:

Un smartphone de poco pelo o camarilla digital comprada en Coapa es condición suficiente para estar equipados como videoastas o periodistas ameteurs. Cualquier computadora traqueteada de café internet puede contar con el mínimo software necesario para la edición del video. Igualmente como Instagram nos ha hecho sentirnos a todos capaces de tomar fotos artísticas, también youtube o vimeo  nos puede permitir montar nuestro propio discurso televiso al margen de las grandes corporaciones. Y esto ya son herramientas viejas, debe de haber ya cosas mucho más sofisticadas por ahí tiradas en el mercado de las apps.  Ejemplos dignos de mención son los movimientos insurgentes feizbuqueros de Egipto y Siria ( y, aunque me caigan gordos políticamente, los de Venezuela también).

Ni siquiera voy a mencionar con detalle las capacidades de creación artística seria que nos proporciona un aparato como una phablet. Simplemente hay que hackearlo lo suficiente, o aprovechar herramientas ya desarrolladas para hacer esbozos animados y remezclados con video o música, o texto dinámico. Las posibilidades son muchas y están siendo terriblemente desaprovechadas. En Europa existe ya una generación de artistas reconocidos que bien han adquirido presteza en estos nuevos medios o se han formado en ellos (también en Brasil, si recuerdan mi artículo anterior).  Para aquellos más inclinados a la rama dura, tenemos cientos de lenguajes  especializados que permiten crear juegos estéticos a varios niveles. Y los maestros están ahí, su obra expuesta públicamente, para inspirarnos. No todos tenemos que ser científicos, ni ingenieros hackers, ni periodistas responsables, ni artístas consumados. Pero podemos dedicarle una hora de la que perdemos en el chat a experimentar con ello, y probablemente disfrutaremos más los memes de gatitos después de un esfuerzo intelectual adecuado. Recuerden: Peter Parker, Noam Chomsky y Marcel Duchamp nos vigilan…

Advertisements

One thought on “Creatividad, Anti-Tec, Pro-Tec.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s